Compartir

El día del padre más especial: Marley aguarda la llegada de Mirko

El 26 de agosto de 2015 viajó a Los Ángeles para tener una reunión en Growing Generations, una agencia de maternidad subrogada, y cumplir su sueño de ser papá

una siberiana de 26 años donó los óvulos y se eligió a una mujer negra norteamericana para implantar el embrión. El 8 de noviembre nacerá su primer hijo, Mirko -nombre elegido en honor a su ascendencia rusa-, en una clínica de Chicago y él se instalará allí unos días antes junto a su madre para presenciar el parto.
No es un Día del Padre más para Marley. La “pancita” está lejos, es cierto, pero Mirko ya forma parte de su vida. Desde su hogar en Don Torcuato, revive el recuerdo de su papá, Jack, fallecido en 2004.

-¿Es un Día del Padre especial?
-Todo el mundo me saluda, me felicita, me abraza, es como un tema nacional. Me llamó Darío Turovelzky, el director de contenidos de Telefe, y me dijo “vamos a hacer un video institucional del Día del Padre y quería saber si podemos usar tu imagen”. Dije que sí, pensé que iban a aparecer varios padres del canal. Cuando vi que era todo sobre mí? Primero me emocioné. Después todo el mundo me empezó a llamar, incluso gente llorando: nunca me imaginé una cosa así ni que la gente lo tomara de una manera tan positiva. Es como si alguien de la familia estuviese esperando un hijo. Es muy emocionante.

-¿Vas a celebrar este Día del Padre de una manera particular?
-Sí, en familia. Mi papá ya no está, entonces los últimos años fueron un poco bajón. Pero este Día del Padre tiene un significado especial, ya estoy en la semana 19, a mitad de camino, y organizando todas las etapas que se vienen, hasta que llegue el día del nacimiento.

-¿Cómo se sentiría tu padre con este momento que estás viviendo?
-Súper feliz. Era mi máximo fan. Vivía en Carapachay -mi mamá sigue allí- y a todos los negocios que iba decía “hoy mi hijo va a estar con Susana” o “va a estar con Mirtha” o con quien sea. Sabía todo lo que iba a hacer en la televisión, era como una especia de prensa y le hablaba de mí a todo el mundo. Hoy en día estaría orgulloso, hablando de Mirko. Mi mamá me dice que todos lo que la conocen la abrazan y la felicitan por esto que me está pasando. Le resulta muy extraño porque yo elegí esta carrera, pero ella no tiene nada que ver.

-¿Qué recuerdos te quedaron de él?
?Se me viene a la mente cuando éramos chicos y jugábamos. Jugábamos mucho. Él se iba a trabajar a la mañana y volvía tarde pero los fines de semana, con mi hermano, los pasábamos con él. Ya cuando era más grandecito íbamos a un bar en la esquina de casa y jugábamos campeonatos de pool, por eso me puse una mesa en casa. Ahora que tengo sobrinitos chicos me pongo a jugar con ellos y muchas veces piensan que me ganan en los juegos pero yo me dejo perder. ¡Ahora me doy cuenta de las veces que me dejaban ganar a mí!

-¿Que deseos tenés para este día especial?
-Lo que todo padre pediría para un hijo: salud y que llegue rápido el nacimiento porque tengo mucha ansiedad.

La decisión de ser padre la había tomado hace mucho, “a los veintipico”. Pero le llevó mucho tiempo materializarla “porque quería estar lo suficientemente maduro como para asumir semejante responsabilidad”. Y no es casualidad que haya elegido este momento para comenzar una nueva etapa: “Estoy en un momento de estabilidad, súper contento con todo lo que me ha pasado en la vida, con mis amigos y mi familia”. Incluso, no cree que ser padre soltero sea un obstáculo en la crianza de su primogénito.

-¿Volverías a repetir esta experiencia?
?Sí, me encanta. Es súper divertida. Hasta tengo la aplicación BabyCenter en mi celular que te va diciendo cada semana cómo va creciendo el bebé. Hace unas semanas decía que tenía el tamaño de un nabo y me causaba gracia que justo digan que mi hijo es un “nabo pequeño”. Lo puse y explotó en las redes.

-¿Y ahora qué te dice?
?¡Que es un pimentón! Estamos en la semana 18. Dice que es como un pimentón de esos verdes, tendrá unos 14 centímetros.

-¿Y la aplicación tiene imágenes también?
-Sí, y te dice cómo se va desarrollando. La semana creció como pelo pequeño en todo el cuerpo. Las manos y los brazos se fueron desarrollando más. Esta semana se están separando más los ojos y las orejas. Se distingue el rostro pero son imágenes generadas por computadora. El 3 de julio tengo la ecografía 4D y ahí sí lo voy a verlo.

-¿Cambiaste algún hábito desde que te enteraste que vas a ser papá?
?Sueño mucho con el bebé. Son distintos tipos de sueños: en algunos viene y me habla, una cosa rarísima. Cada vez me asombro más porque a veces nace y me empieza a hablar. Y yo digo: “¡No puede ser que ya me hable!” Nos tentamos y nos reímos, como que tenemos buena onda. Es gracioso el pibe. Estoy súper ansioso.

-¿Te estás “informando” como papá?
?Sí, muchísimo. Me da miedo no saber algunas cosas entonces estoy leyendo y viendo cómo hay que acostarlo, los horarios, y muchas otras cuestiones.

-¿Cuántas veces diste la vuelta al mundo?
-Voy por la cuarta.

-¿Qué lugar te gustaría visitar con Mirko?
?Me gustaría ir a Siberia, por la parte genética materna de él. Estaría bueno ir allá y no necesariamente conocer a la familia, porque no tengo la ubicación de dónde vivían, pero sí conocer la otra mitad de su genética. Además, no conozco el lugar.

-Comentaste que tomaste esta decisión porque te encontrás en un momento de estabilidad en tu vida? ¿Crees que de alguna manera estar en pareja lo haría aún más estable?
?No necesariamente. He estado muchas veces en pareja pero no a largo plazo, porque es algo que no sé si me va?

-¿A qué te referís?
?Me cuesta estar en pareja por un largo período. Estoy un tiempo y después me canso. Salió esta conversación en la grabación del sketch de Susana porque había muchos hombres y mujeres separados y todos hablábamos de lo mismo. La película de Marilyn Monroe La Comezón del Séptimo Año aplica muy bien: después de un tiempo una pareja se puede transformar en una gran amistad pero la pasión eterna no sé si es algo natural.

-Vayamos a lo más importante: hay una disputa por ser la madrina del bebé?
? Ehh? Mirá, es un tema. Me llamó Susana el otro día y me dijo “acabo de leer en una revista que soy madrina, te quiero dar las gracias”. Pero fue una revista que inventó la nota. Yo no recordaba haberlo dicho: en el programa de Verónica Lozano me preguntaron y contesté “hagamos un multimadrinazgo”. Para mí sería un honor, ojalá sea Susana. Es una de las personas más divertidas que conocí en mi vida. Que mi hijo tenga de madrina a Susana puede ser lo mejor. Pero no está definido. También me gustaría saber si ella realmente tiene ganas: no le quiero imponer esa tarea. Pero probablemente sea Susana. Aunque también están Florencia Peña y la Negra Vernaci?